Capitulo X Un Duelo

por thesecretwriteraboutyou

Laurence H. y su hada malefica Dankha

L.H:

 

Así que Laurence, te daré un vestigio donde puedas entender que no solo eres el unico dueño del incendio aqui! No solo tu tienes infiernos y demonios que rondan tu vida, yo tengo los míos propios, soy de carne y hueso no lo ves? Y he batallado incansable para no ahogarme a dos metros de la orilla.

Que haria en este caso para remediar tales males que agobian tus pensamientos con mi rostro ? No puedo retarte a un duelo, lamentablemente tendría desventaja. Déjame saber si lo considerarías como algun tipo de remedio…. y fijarias la hora?

Concluyes actos que  solo no han empezado, sino que quizás ni se lleves a cabo.

No puedo atender una guerra mas, no puedo. He lidiado con maldiciones y delirios, locuras y mas maldiciones toda mi vida, esta no puede ser una mas. No lo consentiré.

Veo que hay piedad en tus palabras anoche en la taberna y yo tengo mas piedad para ti inclusive, pero tendrás tu piedad para mi en el trascurrir del tiempo?

Yo no hablo de que entreguemos el corazón, a mi también me robaron y despojaron con todas las maneras posibles,  si es que fue tu caso tambien y sin embargo, sólo esta vez estoy dejando que sean tus palabras que sentencien nuestros encuentros.

Termínalos o muestra gallardía.  No te aproveches de un héroe caído en batalla.

No puedo negar que dejo llevarme por mis instintos y que de alguna manera ¿Quién se encuentra dos veces en Marsella?. Mi querer hacia ti, no significa en este momento que tenga profundos cimientos, no.

 Es solo una gran nostalgia si no estas, y un deseo intenso de verte, poder tener acceso a tus días y saber como luces al rayo de la mañana, porque los reyes en su reino también necesitan alguien en quien confiar.

En nuestro caso, te ofrezco una tregua, de tu vida y la mía, sin preguntas, ni respuestas, ni reproches, solo vivir lo que hay que vivir, la posesión es inevitable pero es cómoda cuando el otro también esta de acuerdo y esta nace a medida que el vinculo es mas fuerte, cuando no es forzada es llevadera.

Si siempre vas a escapar de mí y dejarme sentada sola con remordimientos o con frases a medio decir, entonces no vengas hasta mí. Tendrás que pensar que te hace mejor si encerrarte en tus tormentos y morir día a día, o llamar a mi puerta cada vez para que seas atendido. Sentir y pensar son cosas muy diferentes. “Destino” es muy diferente a “hoy”. ¿ En cual habitas tú?

En este momento no pienso ni mucho menos buscar un matrimonio, es satisfacer una pequeña y nueva necesidad. Si tu guerra es tu destino, entonces pagaras precios que ignoramos, pero cada quien ha de llevar su propia cruz, ¿Por qué nos inclinamos en colgar la soga a nuestro cuello con nuestras propias manos a causa de aquellos infelices que quieren nuestra destrucción? Perdemos un tiempo valioso en derramar  nuestra propia sangre ante sus inmorales acciones.

Te quiero ahora Heathcliff, esta dicho.

Hay cambios que se pueden hacer con solo girar la manija de un reloj, no tienes que mutilarte la cabeza con una respuesta para mi, tomate tú tiempo. Los que se quieren cuando hay distancia se aprecian más, es un espacio para saber que lugar tiene el otro. Y qué se siente entonces en definitivo.

Si vienes a mi, tendrás que venir con bandera blanca. Pacto de no agresión. Hallarás tus fantasmas a tiempo, saldrán a pedirte cuentas pero si te siguen atormentando entonces hoy, solo tengo unas frases para ti como ultimo esfuerzo por conservarte:

“Inglaterra no es Marsella” “si arrastras todavía el grillete de un pasado sentirás el dolor que no te deja moverte, mas el grillete ya no existe” “El pasado no es ahora aunque lo sientas en el corazón y lo veas en la mente, has de saber que son como las estrellas, algunas por ejemplo todavía dan su luz a la tierra pero en realidad ya no existen se extinguieron solo vemos un reflejo de lo que fue.”

Elige siempre,

Tengo mis manos al frente en motivo de desarme, si vienes hasta mi sabrás que no serás ni sentenciado, ni humillado, ni desangrado. Espero en reciproco criterio lo mismo de ti.

 

Dankha Fiennes.

********************************************

Hada:

Ya no se si llamarte así después de tan retadoras palabras..

Me has dejado otra vez sin aliento, de un modo diferente…claro! un poco más perverso diría yo. ¡Que deleite! ¡No puedo esperar hasta el duelo!

Veo que despiadadamente rondamos los mismos senderos empinados, enlodados y quebrantados en la vida.

¿He leído bien? Y cito: “No te aproveches de un Heroe caído en Batalla” bueno! Que respuesta podría yo dar a eso, veo que tienes agallas, y el nombre de Hada se desvanece así como la imagen proyectada en mi mente de nuestras apasionadas noches perturbando el sueño de una desvalida doncella, ¡borraré eso de mi mente al instante!,  ya que dentro de tu vestido se encuentran tambien esos pensamientos de plomo y ese temple irresistible. ¡El diablo me ha de llevar en este instante Dankha!, ¡si es que eres todo un dilema, un ensayo y un componente completo!

Ahora entiendo porque eres la mano derecha de Pascal.. ¡Vaya Marsella, si que se ha vuelto el sitio mas encantado, mis labios no se han engañado esta vez, se han posado en un sitio perfecto.

Tienes  razón en cuidarte, yo siempre he sido siniestro, un tanto más que prudente.

Quería esa mañana robarte en el Veux-Port, aquella de la llegada desde Liverpool, desde entonces he progresado un poco más en aquello de la superstición aunque para mí se hace natural,  quería contemplarte yo solo en una habitación oscura y cerrada, no había visto a nadie como tú antes en Inglaterra, eres muy blanca y me pareció que pudiste ser un hada del prado cercano a casa. Pensé que  podía inspeccionarte con el fin de encontrar donde guardabas las alas, pensé que me pudiste haber seguido desde el paramo aquella noche que abandoné a los míos. Esa misma noche volví a recordar tu cara y tus ojos en la taberna con los marínenos, y me reclame a mi mismo por no haber ejecutado mis deseos ese mismo día.

No te asustes, no sabia exactamente porqué, pero no sabia si quería degollarte o quería hundirme dentro de tu vestido, y respirar tu aroma cordial de manzanas y perderme en la petición de un olvido infinito, no es eso lo que hacen las Hadas?

Lo siento.

Un pacto de no agresión pides, y yo solo me dejo arrastrar por el deseo infame de poseerte. De tocar tu vestido y besar tus labios. En este caso pensé que seria más fácil, al principio cuando comenzaste a mirarme, entendí que era lo que te proponías y entonces me comporté como todo un inescrupuloso entendedor, pensé que eras tan distraída y vacía como las que he conocido en la taberna , mujeres quizás sin valía, yo no tenia que hablarles, todas venían a mi ante cualquier descuido. Lo que hacían era envenenar mi alma, sus susurros mediocres y ligerezas alimentan mi ira y mi desprecio. A las mujeres tontas se me da por besarlas y despreciarlas, son para mí un tapón para el desagüe, mas es agua que no corre a ningún lado.  Pero tú, tienes un descarado hechizo, ¡que ha maltrecho mi cordura y ha despertado cierto grado de desesperación!, cordialmente te estoy diciendo que al probar tus labios esa primera noche, cuando te perseguí para pagar la deuda que tu habías provocado hace ya tantos días, no pude evitar sentirme arrodillado ante tus embrujos, he experimentado, una ansiedad nefasta para mi cordura desde esa noche. Es algo diferente ahora que ya se que no eres literalmente un Hada. Tú estas a salvo. No voy a apaliarte en ningún sentido, he de respetar la mas preciada perla, “nuestra semejanza”, a la final te pareces a mi, quizás estés tan atormentada como yo, no te aflijas es solo un decir. Has generado en mí de aquí en adelante  tal admiración que será imposible seguir huyendo de otra representación mía, pero en otra versión, femenina para ser preciso. Cuidado con lo de gallardo, no te gustaría andar en aguas rocosas y esperar mi mano en clemencia, es solo un punto que espero que entiendas desde ya. Ningún juego de palabras así ha de existir en adelante.

Date por advertida que, una vez amé y fui traicionado por mi propia carne, esa traición cada vez que la recuerdo me hace escupir el piso y maldecir los siete mares y todas la religiones, han cavado así hondas cuencas en mis propias raíces y estas  fueron arrancadas a carne viva, la vida misma la perdí esa noche al dejar mis senderos, perdí todo Dankha, dignidad, juicio, techo y amigos, todo en una misma noche.

 ¿Me pregunto si el duelo podria ser a muerte? ¿Podré yo levantar un arma contra ti, despues de esto? Interesante propuesta. Pues no me cabe duda que tu si lo harias contra mi. – hada maléfica-

 Laurence

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: