Capitulo XI Demencia

por thesecretwriteraboutyou

Macbeth

Capitulo XI

Su carta me ha dejado una facilidad tremeda para entregarme a su locura, pues me ha hecho ya pequeñas confesiones sobre él mismo…. Es mas siniestro de lo que pensè ¿Degollaria el a un Hada de haberla encontrado de verdad? He leído  su carta tan repetidas veces mientras lo espero…

A pesar de que estamos en el mismo pasillo de siempre, no ha venido, no ha venido ha escondidas ni me ha despertado en la noche apagando mi vela … si pudiera pensar que quizas estamos un poco unidos ….pero…

Laurence ….. tampoco escrito una sola nota, han pasado tres días, lo he extrañado tragicamente, si tuviera aquellas alas me las hubiera arrancado y hubiera ido hasta su puerta solo con la excusa de poder mostrarselas y saber de él.  !Cielos estoy perdida! No lo he visto a pesar de salir más de lo que acostumbro al pasillo y las puertas en sus ensallos han permanecido cerradas….

Esta noche  estoy sentada en una butaca al lado de M. Pascal, su mano sudorosa por puro nervio me sostiene o yo lo sostengo al él más bien. Estamos viendo los últimos minutos de Macbeth, representado por Laurence y la compañía, es un deleite verlo es su mejor papel, lo representa a la perfección todo está estupendamente hermoso..

<Perversamente aturdido, supersticioso y delincuente…me río, Laurence es Macbeth, Macbeth es Laurence> – pienso para mi.

M.Pascal esta tan excitado con la puesta en escena, que pasa el pañuelo por su frente con devoción  y se ha desajustado el corbatín ya un par de veces, hemos tomado vino, pero yo mas que él, yo ahogo los nervios y la ausencia de Laurence hacia mi puerta y el baña su delirio romántico y la admiración por su pupilo, Sante! Macbeth, Sante Laurence!

–     Shuuuuu….mente calla <digo para mi misma> – ya viene el final, debo prestar atención,  habla Laurence:

“MACBETH

¡Maldita la lengua que me lo dice, que me arrebata lo mejor que animaba mi ser! Nunca más se crea en esta diabólica mentira que nos engaña con el doble sentido de sus palabras y lleva a nuestros oídos promesas que luego destruyen nuestras esperanzas … No quiero luchar contigo.

MACDUFF

Entonces, ríndete, cobarde, y vive para ser objeto de la curiosidad de los tiempos; te tendremos lo mismo que a los monstruos más extraños, representado en un palo y con este letrero: ¡He aquí el tirano!

MACBETH

¡No me daré por vencido, no quiero besar la Tierra de rodillas ante Malcolm, ni que me acosen las maldiciones del canalla! Aunque el bosque de Birnam suba a Dunsinane y tú no seas nacido de mujer, resistiré hasta lo último. Protejo mi cuerpo con mi escudo; ataca con vehemencia, Macduff, y condenado sea quien diga primero: Detente, basta.

 

Salen batiéndose.

Trompetas y clarines.

Entran con tambores y banderas, Malcolm, Siward, Ross y los demás nobles y soldados.

Muere Macbeth”

¡Ha caído Laurence, que perfecta interpretación! , ¡que escenario tan maravilloso! y hay un silencio sepulcral en el teatro, ¡Dios que no daría yo por ser en realidad Lady Macbeth!, seguro no lo hubiera llevado a la ruina. Hay cambio de escena, Marcel se lo lleva lo han sacado de la escena arrastrándolo, pues ha caído Macbeth, Ms. Pascal esta tan conmovido, me ha soltado la mano para secar sus lágrimas en varios suspiros.

Este acto final, me matará! Me siento perdidamente cautivada por el…¿Qué voy a hacer ahora? ¡Este Macbeth me extirpado el corazón, me rindo!, “soy un juguete de su destino”.

MACDUFF“…Todo eso y cuanto más sea necesario, y nos corresponda, lo haremos, con la gracia de Dios, en la medida, tiempo y lugar adecuados … ¡Gracias a todos y a cada uno, y los invitamos a vernos coronados en Scone!

Trompetas y clarines.

Salen.

Fin del ultimo acto”

El teatro se viene abajo en aplausos, nos hemos levantado todos para aplaudir, han cerrado la cortina roja, y Ms. pascal me mira y mira el escenario, y levanta la mano para saludar a la audiencia, estamos en un balconcito primario, se levanta la cortina y mas aplausos y flores, y siento que mi corazón estalla, y no puedo con esta emoción, Laurence y yo, nos hemos besado, tocado, y mucho mas, y la multitud lo exige, lo aplaude y yo ya lo tenido para mí secretamente, espero no caerme muerta ahora mismo al recordar que existe la posibilidad que su silencio se vuelva mas largo y definitivo.

Ya es tarde, ya no me importa, que sea lo que él y Dios quieran.

¡Salen los actores, uno a uno y flores y aplausos!

¡Que bellos todos, la gente está encantada! ¡que hermosa noche no la olvidare jamás!

-Bravo! Bravo! Bravo! -Gritamos en coro M.Pascal y yo.

¡Ya va a salir a saludar al público que lo aclama! – dice mi compañero.

Salen:

SIWARD : que representa nuestro amigo Pierre-! Bravo! Bravo!  ¡Flores y flores!

El otro:

MACDUFF : es DAN! ¡ Bravo! ¡Aller!  Se escucha fuerte como lo aclama la audiencia!

MALCOLM : es MIKE ¡ Arriba Mike! Bravo! Bravo! Aller! Aller! – dice M.Pascal. y yo aplaudo más.

Finalmente nuestro amado MACBETH ..Laurence. “Mi señor en todo caso hasta hace tres dias”

Aplausos y flores para el! Bravo! Bravo! M. Pascal le muestra su pañuelo desde el balconcito, el saluda y agradece los aplausos se inclina, saluda, y le brillan sus ojos, esas cuencas divinas, ¡Bravo! Bravo! Le hemos tirado flores, ¡Nos ha visto! Nos ha tirado besos y mi corazón estalló como los petalos de las flores! -Vaya que estoy perdida! – dije para mis adentros.

Se han tomado de las manos todos los actores y hacen una hermosa reverencia ¡Bravo! Y no dejan de caer flores y no dejan de escucharse mas aplausos! ¡Maravilloso! Bravo!

Se cierran las cortinas, y M. Pascal me abrazó con tanta emoción:

–     Que alegría Dankha ha sido todo un éxito. ¡Amo el teatro! ¡Amo la vida! Aller! Aller! Cheri ¡ Sante!

–     Its been a wonderful evening ¡ Sante! Salud! Salud! Y más vino y más alegría.

–     Vamos Dankha, vamos a verle ¡Hay que felicitarle a él y todos! –dijo en completo entusiasmo- yo asentí y nos fuimos después de brindar y beber con alegría.

Nos escabullimos por detrás de nuestro balconcito como suelen tener pasadizos estos puestos especiales, llegamos al pasillo con facilidad y luego a las salitas de camerino. ¡Que alboroto había allí!, todos festejaban entre flores, y abrazos, pues nosotros nos unimos a la algarabía, era una noche que brillaba por si sola!

–     ¡Vámonos a la taberna! Dijo Marcel! – abrazado por una moza muy guapa. Entre besos de admiración y abrazos.

–     ¡Vámonos! se escucho un coro de actores y bailarinas y demás amigos del teatro. Mientras M.Pascal era besado y abrazado a su vez por esa pequeña multitud, me dijo al oído:

–      Laurence, busquemos a L.H.,  mientras trataba de repartir todos los besos, posibles.

–     ¡Dankha cheri!, ¡has visto! – dijo y me beso las mejillas Dan,quien me soltó de la mano de M.Pascal, así que lo perdí de vista por unos minutos

– ¡Dan estuviste brillante! ¡Tanto honor mereces! ¡Que espléndida actuación!

Y al abrazarlo mire al otro lado donde Ms.Pascal entraba a el camerino de Laurence, y esperaba en la puerta, algo que no entendí pues unio sus manos para taparse los ojos pensé que bromeaba a L.H.,- más no podía perderme de verle en privado y felicitarle -pensé.

–     Enseguida besé la otra mejilla de Dan y me dispuse a llegar hasta ellos, cuando  llegué a la puerta, tome las manos de M.Pascal en señal de avisar mi presencia y destapar sus ojos y tomé con mi otra mano la puerta la cual abrí aún mas para poder mirar hacia dentro.

Encontré a una bella dama que arreglaba sus ropa y ataba su vestido a la altura de su cuello, Laurence se encontraba sentado en una gran silla con las manos en los posa brazos, observándola, con su cabello despeinado y su corbatín bastante abierto y desarreglado –

¡Lagarto infame! – dije para mis adentros. Esta es la razón que hace que M.Pascal tape sus ojos ¡El muy bandido tenia compañía y esta damisela no esta ni presentable!

M.Pascal al encontrar que me disponía a irme y dejar la felicitación en el aire, me agarró del brazo a modo de que no me fuera y me dijo al oído:

– Espera con calma Dankha. – Y clavo sus ojos en mí con autoridad.

Yo absolutamente fuera de mí, no sabia que pensar de la escena, pues era evidente que “Macbeth” se hallaba disfrutando de placeres que no eran los que yo le daba, ¡que furia tenia!

La dama al vernos en la puerta ordenó las ternzas de su vestido con mucha premura, se colocó su sombrero, caminó hasta la puerta y nos hizo reverencia, mas no hubo entre ellos dos  ningún tipo de saludo mas la mirada fulminante de la dama hacia el.

Entre aplausos de Ms. Pascal entramos…

–     ¡Grandioso espectáculo caballero honrado, déjame besarte y abrazarte! – dijo M.Pascal a Laurence quien se levantaba de la silla para atender a sus eufóricos saludos.

–     No es más que el fruto de la cultura que me ha dejado usted Pascal, complacerlo a usted hace de mí un hombre noble y afortunado.- y se abrazaron y besaron.

Enseguidaél  tomó mi mano y me dijo:

–     Madame, espero que haya disfrutado de la obra.

–     Monsieur, ¡mis reales felicitaciones es un usted un actor y villano consumado! – contesté a punto de degollarlo y correr, o correr sin degollarlo, realmente quería esconder rabia por alegría.

–     Deben disculparme ambos- dijo, levantado sus manos en gesto de incomodidad- tenia una compañía muy poco habitual, una madame se ha metido aquí dentro,  momentos antes de que alguien llegara.- la verdad es que es fascínate el carácter femenino aquí en Francia.

¡Traidor miserable! -Dije para mis adentros.

-Lo se por mi mismo, esto causa al publico la euforia de perder modales- dijo M.Pascal. Sacando una sillita y mostrándomela para que me sentara, y buscando una para él también.

Con todo el cuerpo temblándome me senté, L.H. se apresuró a servir tres vasos de vino. Tocando la mejilla de M.Pascal, dio una copa.

–     Lamento que no sea tu copita de rosas madame, – Y me entregó la copa de vino.

–     ¡Celebremos todos! ¡hemos triunfado! ¡ por Macbeth!

–     Sante! Sante!- ¡por Macbeth!- Dijimos todos, y bebimos.

–     !Sante! dijo M.Pascal y levantó su copa de nuevo y dijo: por  !Laurence un actor pulcro, el cual su unico destino será la actuación ha sido siempre asi! !

–     Sante! Dijimos todos! Y M.Pascal tomó mi mano sonriendo y guiñando un ojo.

Asi tras un ratito de jubilo Ms.Pascal, besó la mejilla de Laurence, le dijo unas palabras las cuales Laurence recibió, con el pecho abierto de jubilo ya que se sentía satisfecho con su actuación.

Detallé intensamente que esa noche él estaba pausado y más interesado en todo comentario y palabras de su tutor y mentor más desviaba la mirada unos segundos buscando la mía y luego volvía a él.

Yo estaba desconcertada. – ¡Alegrísima por su éxito pero y enfurecida por sus besos con otra mujer!

<¡lagarto maltrecho!> –pensé para mis adentros.

–     Aller! Aller! A la taberna!! Iremos a celebrar! –rompió M.Pascal animadísimo, mas denme unos minutos quiero ir a bucar yo mismo a Dan, Mike y Pierre  iremos juntos todos.

–     Oh Please Monsieur, -dijo Laurence tocando su hombro, everybody must  join us.

Cuando M.Pascal estaba abriendo la puerta, me dispuse a irme detrás de él. Me levanté de la sillita y sacudí mi vestido en señal de partir.

M.Pascal se dio cuenta que me marchaba con él mas miro a L.H. y luego me espero para irnos.

– Dankha- dijo. L.H. colocando su copa en la mesita.

– Monsieur- dije. Con serenidad fingida.

– ¿Podrías ayudarme con los interminables botones de este traje, necesito desbotonar todo esto, ¿te importaría?- haciendo señales con sus manos en dirección a su vestido de Macbeth.

M.Pascal, apuró su paso y salió por la puerta sin dejar mas tiempo.

– Mais Oui Monsieur,- Dije seriamente y sin mostrar entusiasmo.

Buscó las tijeras para que yo cortara los hilos de los botones y cuando comencé mi tarea, me abrazo fuertemente y me vi en desventaja en cualquier modo posible.

–     Dankha estoy temblando, he perdido la cordura de la alegría ¡que noche tan magnifica! Y besó mis mejillas. ¡Oh Dankha que bienestar que viene con todo esto!

–     Yo devolví su abrazo, pues la parte que estaba alegrísima por el seguía viva.

–     ¡Ha sido perfecto, impecable! , la gente te adora ¡fue fabuloso!, Has hecho feliz a muchos hoy.- Dije.

–     Cuando estoy en una obra me pierdo yo mismo, y se libera cada parte de mi ser esto es magnifico estoy profundamente metido en la obra y no sucede mas nada.- me dijo con una voz de encanto.

–     Estoy, estoy muy feliz que así sea.

–     Déjame desabotonarte, creo que alguien te espera.

–     ¿Ya tan pronto te cansaste de mis besos y de mis palabras?- me dijo entre una pequeñísima sonrisa retorcida.

–     No soy yo quien tenia compañía- le dije, separando su cuerpo del mio con cuidado y tomando de nuevo las tijeras.

–     ¡Yo no la he llamado, ella ha venido sola!  -Dijo, tomando mi cara con sus dedos.

–     ¿Y tu silencio? Inquirí.- ¿Por tres días?

Me quito las tijeras de las manos, miró el espejo para ver la puerta, ya que estabamos reclinados sobre esa mesa de maquillaje. Se alejó lo suficiente para pasar el cerrojo, así quedamos allí encerrados.

Llegó hasta mi y quedamos cara a cara, me faltaba el aliento ya, sus ojos derribaban mi muro de furia, me besó lentamente los labios, yo moví un poco mi cabeza hacia atrás en señal de que quería aunque sea alguna palabra o un gesto de explicación.

Me sujetó así, mas fuerte contra el, me apretó y nariz con nariz y con voz enérgica me dijo: – ella ya estaba aquí cuando llegué yo, quitándose el vestido y le pedí cortésmente que esperara afuera que tenia que recuperar aún el aliento, me dijo que no quería irse y se me abalanzo encima, llenándome de besos insípidos. No podía hacerle una descortesía quien sabe que lengua tendria que acallar despues, dejé que me besará, cuando se sintió satisfecha, le dije: Madame arréglese el vestido, otras visitas vendrán por mí enseguida y no podría complacerla yo como usted ansia me hundiría  en tan poca satisfacción, la madame río descaradamente y se apresuró a quitarme en corbatín y tomarme del cabello. Quité sus manos de mí con desprecio y  me ubique sentado en una silla a modo de distancia. Y allí llegaron ustedes.

–     ¡Diablo embaucador!..

–     ¡Hada Maléfica!..

–     Te creo sólo porque sé que no acostumbras mentir, ¿y tu ausencia?

Besándome los labios con beso rápido me dijo:

–     No puedo trabajar mientras sé que estas cerca Hada o mientras este mirándote,  pues ya te explique que causas en mi  perturbacion- y prosiguió en voz más tenue- tenia que preparar a Macbeth eso necesita de concentración y tranquilidad fue solo eso.

–      No quiero no poder verte, no puedo ya.

–     No quiero tampoco ignorarte más Dankha empiezo a sentir que esta parte de mi vida me esta llevando a la tranquilidad. Bésame Hada. Solo tú.

Nos besamos apasionadamente, deshizo su corbata y luego desató las trenzas de mi vestido, respire su aroma de bruma del mar, y mi corazón latía con gran satisfacción por sus palabras perfectas y sutiles.

–     Déjame tocarte Hada, tres días de demencia….

Así dejé que rodara mi vestido entre sus dedos hasta el suelo y el pequeño camerino se inundo de calor, cayendo al suelo pequeñas bolsitas de maquillaje y adornitos, se escuchaba la fiesta y la algarabía del pasillo, pero estábamos encerrados, condenando nuestras almas a la pasión infinita que desprendía cada una de ellas.

Pude ver como fueron apareciendo en el aire pequeñas nubes de diminutos polvos  de colores, volviendo el pequeño sitio mas encantador aún, asi flotaron por el aire a  la luz de las velas y éstas los dejaba  ver como una escarcha pequeñisma, que al pasar por el humo de las velas se fundian y quemaban… miré sus ojos  y el tambien los estaba viendo… rió y seguimos beso a beso en nuestro apasionado encuentro, sentí sus manos abrazando mi cuerpo pero los botones de su traje presionaban mi piel, sentía su sudor correr por mi rostro, así estuvimos hasta que se calmo la marea y llegamos a la orilla, entre abrazos y besos tenues.

–     Tu ausencia me desajusta Heathcliff….

–     Mi enemigo devora mi carne y le rindo tributo en este instante, estar así, en este estado es mas de lo puedo Cheri. Pero ya lo sabes tú también. (esa fue la primera vez que me llamó Cheri)…

Comenzó a arreglar mi vestido, amarró mis lazos, sacudió suavemente mis encajes, sopló mi cara y levantamos la mitad de su traje de Macbeth del piso, corté sus botones al fin y fue por otro traje al fondo del camerino, tomé este tiempo para peinarme y volverme presentable ante los demás. Listos los dos nos dispusimos a salir.

–     Madame, dijo en una cortesía.

–     Monsieur, dije tomando su mano y saliendo con él al festejo. Donde nos esperara M.Pascal y los demás iríamos entonces a la taberna con Lio.

Para la celebración en la taberna lo recibieron con aplausos y silbidos y para sorpresa mía, no soltó mi mano, yo cuando encontré la ocasión oportuna lo solté solo para aplaudirle y que viera que festejaba con tanta alegría como todos en tan especial y merecido éxito.

La noche pasó como ninguna otra, todos en una constante alegría, L.H. pasaba de una mano a otra, todos con halagos y cándidas palabras, M.Pascal estaba con él, respaldando a su pupilo con tal orgullo de padre. Yo los veía desde la sillita con Lio, me complacía que después de tanto tiempo se respirara una tranquilidad casi perfecta.

–     Lo quiero, <dije para mis adentros> su don bueno y su don malo, su dualidad es irresistible. Lo quiero, me siento rendida, no sé que precios habrán en adelante. Sé que lo que estoy haciendo es bueno y es malo, bueno para ambos y malo para mí en cualquier caso en que mi corazón se vea destruido por segunda vez. “Rendirse ante el corazón es un arte que solo un noble y valiente puede hacer”

Al comenzar la música con los alegres violines L.H. buscó mi mano y alegremente bailamos, reímos, tomamos vino y hablamos generosamente, las barricadas en este momento habían cedido, el acuerdo de paz estaba establecido, no habría muertos en batallas ni héroes caídos. Solo se encontraban juntos y amorosos la bruma del mar y la negra noche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: