Capitulo XIV Ausencia

por thesecretwriteraboutyou

...Estoy al otro lado del pasillo Madame.-

Capitulo XIV

…Escuché desde mi poco profundo sueño como alguien soplaba una de las velas dentro de mi ahora solitaria estancia…. “ffuuuuu….”

…y abrí los ojos con preocupación, estaba un poco mas oscuro ahora. Para mi sorpresa pude ver al otro lado  la cara de Laurence que me miraba en silencio sentado junto a la mesita a penas alumbrado con luz de las otras velas.

–     ¿Qué haces allí?- le dije, tratando de contener los latidos mi corazón desbocado.

–     Bon Soir Madame.-¿Qué crees que hago aqui sentado en la oscuridad?.-me pregunto fríamente.

–     A juzgar por tu aspecto en este momento no sé que te ha divertido  más asustarme así o aparecer de la nada y desde el silencio  .- dije sentándome en la cama de manera tosca pero apurada por prestarle mucha atención a sus infames palabras.

–     Días atras  no te molestaba si venia a hurtadillas…

–     Tu ausencia no me habia afectado así antes Monsieur…han pasado días….

–     Estoy al otro lado del pasillo Madame.- dijo en tono neutro.

–     No he querido tampoco yo perturbar tus ensayos, en caso de que ese sea el motivo….

–     Me gusta también estar solo Dankha.- dijo sin moverse de la silla ni un milímetro pero clavaba sus perfectos ojos en mi, parecía mas bien tenso y en confesión. Sus manos se quitaba unos blancos guantes y tocaban sus rodillas con una pose expectante.

–     Entiendo.- dije- y el hueco de mi corazón se rasgó unos milímetros más y pensé fugazmente < debo recordar que se le hace más llevadera la ausencia que a mí >

–  ¿Pues no estoy  aqui ahora sentado queriendo los besos de mi Hada ciertamente? y enarcó una ceja mirandome…

–   Has escogido ciertamente un inusual momento para decirme eso, estoy más bien un poco adormecida…. pero acepto en todo caso tu cortesía.- dije.-tratando de aparentar un poco de frialdad.-

–     Lo siento… la soledad es parte de mi Dankha.

–     Si, lo puedo comprender perfectamente.-contesté aparentando más frialdad aún.

–     Si comprendieras realmente no me recibirias tan friamente….

– Trataré en lo sucesivo de no verme afectada en ello. Ya puedes volver a tu soledad si necesitas, he entendido tus palabras.-le dije-

–     ¿Te ves  afectada si me voy y te ves afectada si me quedo?- dijo con un tosco pero conciliador tono.

De mi boca no salieron palabras más mis ojos lo observaron con una retante mirada, yo tambien ejercia mi pequeño poder sobre él…

–     ¿Quién te entiende Hada?…..!ya habia dejado de pensar que eras maléfica!- dijo y se levanto de la silla para caminar lentamente hasta mi cama y sentarse a corta distancia de mis manos.

Estiró sus dedos tan sutilmente tomando mi mano y nos miramos el uno al otro con más cercanía, ya solo con mirar esos ojos azules lo había perdonado por su corto abandono, y colocando mi otra mano en nuestras manos le dije con toda sinceridad:

–     Ojalá pudieras estar así aquí conmigo siempre.

–     Estoy contigo siempre Dankha pero estoy acostumbrado a estar solo conmigo mismo  y es algo que necesito para continuar viviendo y respirando…

–     Quisiera tanto que fuera siempre así…-dije- tratando de comprender sus palabras.

No contestó nada, pasó sus dedos por mi mejilla y besó suavemente mis labios, se levantó de la cama, caminó unos metros hasta el ropero, lo abrio y la caja del violin guardado dias atras se dejo ver en su brillante cuero negro.. y empezó a colgar en un espacio libre su traje, comenzó guardando los guantes blancos, uno y el otro, los dobló cuidadosamente y los metió en el armario, se quitó su corbatín blanco desenredandolo de su cuello y lo colocó junto a sus guantes, soltó su cola de caballo lentamente y su hermoso cabello brilló en la tenue luz… se movió unos pocos centímetros y colgó su gabardina también y así fue dejando una a una las piezas de telas que componían su traje.

Quedaron así otras de sus pertenencias guardadas en mi estancia…

Devotamente  lo leì como un gesto de una pequeñisima rendición de mi adorado verdugo lo aceptè con la efímera esperanza de una progresiva cercania..

Más siempre es poco para un corazón como el mio cautivado y de pronto valdío, de pronto valdío y cautivado …

Cerró las puertas del armario una primero y otra después, pasó la llave y éstas  quedaron colgando haciendo un breve y agudo sonido. Volvio y al recostarse sobre mí colocó sus dedos en mis labios y dejé que los acariciara suavemente, besé esos mísmos dedos y ví como lentamente los retiró  y se los llevo hasta su boca para así guardar esos besos dentro de su lengua…se  envolvió después en la blanca y suave sabana y allí fueron quedando olvidadas  “mi afectada melancolía y su cómoda soledad”…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: