Capitulo XVII Casi Roto

por thesecretwriteraboutyou

Laurence H. y Juene

Capitulo XVII

–     Dankha Petitte acércate.-Dijo Ms.Pascal.

Desde una de las butacas más cercanas a las tablas del escenario, de vez en cuando entraba a estos nuevos ensayos de Otelo ya que Laurence lo había asimilado como mero deber de mi parte debido a cualquier detalle en el libreto y a las exigencias esta vez de Ms.Pascal. Me levanté desde la lejana butaca y me acerque hasta él, palmeó mi mano y nos dispusimos a mirar callados el ensayo.

Laurence estaba con el libreto en la mano al cual no le echaba ya ni miradas, puesto que en las noches anteriores lo había leído ya tantas veces en nuestra estancia que hasta yo sabia las palabras que venían. Desde aquel suceso de la ventana rota hemos estado juntos y la tranquilidad se ha convertido una de nuestras alianzas más significativas, cuando me he dado cuenta que su necesidad de silencio y soledad apremia, me he recluido en la salita de Ms.Pascal, para pasar un rato y hacerle compañía, a quien también quiero en demasía, a  Ms.Pascal le gusta contar cosas de su juventud y dar consejos, es un adorable poeta, no sé que haría sin el, sin el teatro, si esta maravillosa vida que me ha refugiado y que me llena de una calma y tranquilidad a medida que pasan los días. Hoy he recibido otra carta de Ivanova la cual me dejo una idea fantástica, guardé la carta aquí  en mi bolsillo mas he leído solo una pequeña parte a Laurence quien secundo la idea del pequeño guion y rió desajustadamente al saber lo que pensaba mi hermana de él y de nosotros. Más agregó con una cierta ironía:

–     ¡Ya hablaremos de que cosas se le han metido a tu hermana en la cabeza! ¿Hades? ¡Hades Dankha!, es una línea muy fina la que entonces llevamos el Dios griego y yo,…! Es mejor que me recuredes esa historia de Orfeo…! Mas no me distraigas ahora estoy con Otelo. ¡Mírame! ¡ahora me la debes!..me debes esa historia…

“…y yo te diría a ti Dankuskha que juntaras todas nuestras cartas y podrías hacer un corto libreto y contar cosas de la Mamuskha, de tu vida y la mía y presentarlo en el teatro, esto se me ha ocurrido, ya que podre ir a visitarte y así conocer a ese galán sombrío que tanto has hablado en tus cartas  durante todo este tiempo , aunque ya te lo he dicho antes, esos nuevos dotes liberales de ustedes dos sin compromisos andando como dos amigos y durmiendo uno con el otro, me parece una tentación tan escandalosa que podrían los dos ir directamente al infierno, Ay! Dankuskha para mi él podría ser mas bien una representación de “Hades”, si por lo que me has descrito es un poco oscuro, hermoso y de carácter sombrío…

 Mas lo de actor es una arte maravilloso, tanto dinero podrá tener que en su caso regalará monedas para pagar al barquero, podrá tener las suyas propias  y navegar por Aqueronte a placer y gusto.

 No quisiera yo apagar tus ilusiones tan juveniles y avivadas pero no me gustaría verte sufrir de nuevo por un mal trecho egoísta que quiera vivir la soltería como regalo de Dios, bueno…Como regalo de un Dios griego, ya te dije así dicen algunas comidillas de la mitología : “Hades”, es un espectro cruel que se da el lujo de soplar cenizas en nuestra cara, y eso solo por ser un Dios griego. Mas no te dejo del todo abatida, recuerda que su corazón se conmovió con la delicada música de Orfeo, ¿tu eres Orfeo? ¡No!, Para mi tu serias el divino Aquiles en todo caso, pero cuidado en mostrar el talón, Ay! Ríete Dankuskha capaz de que las dos más bien recibamos una sorpresa, he recibido la foto de Ms.Pascal. !Es bello!.  Esta mañana han llamado a la puerta y…”

 

 

–     Stephanie cheri, mira con más asombro Laurence, tienes que estar entre despierta y dormida vuelvan a repetir la escena…! No me gusta! ¡Están muy separados! – Laurence Monsieur, acércate un poco más a ella.- dijo Ms.Pascal batiendo delicadamente sus manos en dirección a las tablas…

Gracias al cielo que han disimulado un beso corto y fugaz en este ensayo pero en la obra se los darán uno a uno con toda la intensidad, <Pensé para mis adentros> … y una llamarada hizo hervir mi sangre por primera vez en mucho tiempo, veía a LH, cerca de Stephanie tocando su rostro y sus labios y para guinda del postre, esta escena en tan apasionada. ¡Dios confiésame antes de que mi rostro delate la agonía de mis estúpidos e inservibles celos!

–     ¡De nuevo! .-Dijo con un solo aplauso Ms.Pascal, al ver que los actores tomaron una mejor posición y…

Stephanie-Desdémona: -¿Quién? Otelo ¿eres tu?.- dijo Abriendo sus brazos desde una cama del escenario.

Laurence-Otelo: Yo; si, Desdémona.

Stephanie-Desdémona: – ¿Vienes, señor, al lecho?

Y Laurence se arrojó sobre ella, tomando su cara con sus dos manos encendido en pasión y odio y haló su hermosa cabellera negra y colocó su cabeza hacia atrás y se acercó hasta sus labios.

Desde mi butaca exhale y difícilmente pude tragar saliva, mi corazón latía como un potro salvaje dándome aviso de que mi alma gemela estaba en manos de otra damisela, mas el corazón tonto no sabe de actuación y en agónica respuesta para acallarlo, preferí no escucharlo y dejarlo ahogarse en su penitencia y hundirme en el perfecto y pulido performance de Laurence que continuo con su apasionada escena asi:

Laurence-Otelo: ¿Has rezado, Desdémona, esta noche?

Stephanie-Desdémona: si, señor

Laurence-Otelo: Si recuerdas algún crimen que el cielo no te tenga perdonado solicita su gracia en este instante..

Stephanie-Desdémona: ¿Qué implican tus palabras, dueño mio?

Laurence-Otelo: Nada, reza y acaba; mientras tanto yo paseare. Sin preparar no quiero tu espíritu matar, no.

Y acercando sus labios a los de stephanie inhalo su aliento dando una de sus mejores actuaciones, mirando sus ojos y rozando sus pestañas en su mejilla y volviendo a rozar sus labios con los de ella continuo con una voz ronca pero apasionada:

-¡Dios me libre! ¡No te quisiera yo matar el alma!”

Yo desde me butaca sentí como se abría en mi corazón casi el ultimo corte desde que comenzó a abrirse aquella mañana que lo vi en el Veux-Port , pero esta vez ya se abría hasta dejar solo un mínimo espacio sano, ya era lo ultimo que me quedaba de mi roto corazón por Heathcliff. Sentí que quería a arrancar a Stephanie de los brazos de mi diablo embaucador, y partirla en pedazos enteros y tirar sus restos muy lejos del escenario, quería yo en su lugar estar allí y arráncale el aliento a mi Otelo con miles de besos, quería tomarle la mano y llevármelo corriendo hasta mi estancia y esconderlo para que nadie lo pudiera ver, en su sufrido y desgarrador papel de Otelo, estaba hecha una tormenta de amor y celos, el arte en el teatro cobraba en mí altísimos precios para mis nervios.<debo calmarme>.-pesé para mis adentros.

–     Vuelvo enseguida.- dije a Ms.Pascal que estaba absorto en el ensayo y salí casi como un fantasma para no llamar la atención ni distraer a los actores, Ms.Pascal a penas paso los ojos sobre mi rostro y volvió enseguida a mirar en detalle a su pupilo.

Al salir de allí, caminé con paso apurado el largo trayecto hasta la casa vieja y a mi estancia, entre pasé las salitas y me arroje como un saco de paja sobre la ancha cama y cerré los ojos para recuperar fuerzas debido a la emoción y al desajuste experimentado con tanta intensidad. Habré de dormido una hora quizás cuando Berthe tocó la puerta y me desperte para dejarla entrar.

-Madame.- dijo esta con un sobre en la mano.

– Bon soir Berthe.

– He traído esta carta Madame, va a nombre suyo y de Ms.Pascal.

– Merci Berthe.-

Me senté en una de las salitas, allí cerca de la puerta y leí los destinatarios:

Monsieur Pascal Fernández Dupres & Mademoiselle Dankha Fiennes

<Deberia decir Dankha Fiennes Heathcliff> dije para mis adentros y sonreí.

Abrí el sobre rompiéndolo con delicadeza y leí:

Nuestras más cordiales invitaciones se extienden a tan distinguidos

Representante del Teatro Nacional

A quienes pedimos que nos honren con su magnifica presencia

Para celebrar

Una noche de Gala dedicada al  Arte de las Amadísimas Tablas

*Baile, Cena de Gala y Representaciones*

Para la Grandiosa apertura de nuestra Escuela de Arte

“Royal Paris Academy”

Lugar: “Roya Paris Academy” Rue 3456

Semana de Pascua

Vaya! Monsieur Pascal tendrá que ir solo…dije. Para mi misma, disponiéndome a bajar para buscarlos en el teatro.

Encontré a Ms.Pascal que venia subiendo la escaleras y al verme sorprendido dijo:

– ¡Cheri! ¿No te ecuentras bien verdad?.-

A lo que tuve que decirle una mentira piadosa para esconder mis propios celos descontralados por Laurence y dije:

–     No Monsieur, me ha dado jaqueca, dispénseme usted por haberlo dejado así.

–     ¡Mon Dieu Petitte! De ninguna manera, ¡Quedate mas a descansar! ¡ya ves que estas muy flaca! ¿hacia dónde te diriges asi?

–     Berthe me ha dado esto Monsieur.- y entregue la carta besando una de sus mejillas, ya estoy mejor- agregé.

–     Buscaré a LH, y hablaremos de esto cuando lo disponga usted Monsieur.

–     Esta afuera con Juene,.- dijo este observándome con supuesto ojo medico-y agregó: está revisandola quiere adivinar cuando es que tendrá los perritos.

–     ¡Au revoir Monsieur!  ¡ya vengo a descansar! y di un pequeño roce a su mano.

–     Llegué hasta la puerta y mire a LH, como acariciaba a la fiera Juene y le hablaba con paciencia.

– Allors Juene, no estas para esta semana pero ya estas pronta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: