Capitulo XVIII Mírala

por thesecretwriteraboutyou

…Mira la expresión de Dankha! ¡esta como adolorida!… mírala por ti mismo, ¡mira sus ojos!…

–     Dankha Petitte, aquí estas! Por fin te encuentro!.- besándome la mejilla y mostrándose cariñoso.

–     ¡Dan! Bon Soir! .- dije con sorpresa, lo que hizo a Laurence voltear a vernos.

–     ¡Aller Petitte!- y palmeó el hocico de Juene y la dejo ir, ésta apenas movió la cola…

Laurence se levanto del suelo, ya que se encontraba agachado frente a la puerta del teatro, coloco sus dos manos sobre los extremos de sus caderas y se quedo mirando como Jeune se alejaba caminando lento y holgazanamente por la callecita.

–     Te he traído estos caramelos petitte ya ves que mi mejor amigo ha abierto una dulcería muy cerca de aquí, apenas he tenido tiempo de pasar por allí luego del ensayo.

–     ¡Ay! merci Dan! No te hubieras molestado de verdad.

–     Nada cheri, mi placer.

Laurence dio la media vuelta y se acercó a nosotros.

–     Madame.- e hizo un gesto con su cabeza

–     Monsieur.- y extendí mi mano a modo de tenerlo mucho mas cerca, mi cuerpo al verlo recordó el episodio con Stephanie, Otelo, sus besos, y mi corazón colgando a punto de romperse. El extendió su mano para tocarla pero yo la tomé con un poco de mas fuerza para dejarlo conmigo lo mas cerca posible, me sentía morir…lo amaba ya con locura. Me miró extrañado mas no hizo ningún esfuerzo por soltarme solo se quedo allí, y me miro con una seria curiosidad, con un pequeño grado de preocupación.

–     Monsieur.- dijo a Dan con un gesto ladeando su cabeza, pero mis ojos adoloridos lo dejaron desconfiado y sin importar que Dan estuviera allí dijo lo siguiente:

–     ¿Que pasa Dankha? ¿Por qué tienes esa mirada? ¿sucede algo aquí?

–     ¡Nada Petitte! ¡No!.- contesté apenada y asombrada.

–     ¿Qué tienes en la mano?

–     Caramelos Monsieur.- dije levantando la bolsita en señal de que pudiera observarla.

–     Caramelos que le he regalo yo Monsieur, -dijo Dan sonriendo pero de manera apenada.

–     ¿Te ha incomodado eso Dankha?.- dijo LH. Pasando su mirada de Dan a mi, y de mi a Dan.

–     No Monsieur, no, en lo absoluto.

–     Monsieur discúlpeme en todo caso, Dijo Dan absolutamente incomodo.

–     ¡oh no por favor! – dije mirando a Dan, y surgió un ligero enfado y pena por Dan, que se ha portado de manera sumamente amigable al quedarse todo este tiempo en la estancia de  Laurence como aquella vez este le pidió.

–     Laurence no quise yo incomodarlos..- dijo Dan ya dispuesto a marcharse.

–     No Dan, de ninguna manera, no tienes por qué retirarte. Y agregó:

–     ¡Pero Mira la expresión de Dankha! ¡esta como adolorida!, tiene un semblante diferente, mírala por ti mismo, ¡mira sus ojos! más si no han reñido ustedes y no la has incomodado, pues no entiendo que pudo haber sucedido.

Laurence tomó del brazo a Dan y lo acerco un poco a modo de que este me inspeccionara.

–     ¡Tiene los ojos opacos, casi sin vida pero! ¿estas cansada Dankha?.- pregunto Dan. Asintiendo con la cabeza a los ojos de su amigo.

–     Los miré a los dos y sentí como mis mejillas se sonrojaron y no pude articular palabras, solo sonreí y ladee mi cabeza y tape mis labios con mis manos y reí como una niña pequeña. Y dije para mis adentros:

< debo verme descompuesta pensarán que estoy enferma>

Laurence se acercó más a mí y tocò mis dos mejillas y me dijo mirándome a los ojos:

–     Te ves descompuesta debes estar enferma.

< ¡Ahora sabe lo que pienso! ¡el lobo puede oírme!¡Dios ten piedad!> dije para mis adentros y mi corazón latía fuertemente, y recordé las palabras que una vez Ms.Pascal dijo: “Veras Dankha en ocasiones estamos tan dentro de las personas y ellas están tan dentro de nosotros que se comparten pensamientos como en telepatía, es una sensación increíble, cuando te suceda con ese alguien, sabrás que están unidos también por hilos invisibles y se pertenecen íntimamente, eso es romance eso es casi un don en dos” …un pequeño mareo llego a mi cabeza  y pude solamente apretar con mas fuerza la mano de Laurence.

< No estoy enferma es Otelo que me ha afectado de tal manera que me descompuso el corazón> pensé para mis adentros mientras lo veía fijamente, sin poderle dar una respuesta.

Laurence enarcando una ceja, y haciéndose un poco hacia atrás de manera simpática dijo:

–     No estas enferma cheri es Otelo que te ha afectado de tal manera que te ha descompuesto el corazón, ¿No es así?

Mis pupilas estallaron en euforia, y me sentí bendecida por tan magnifica respuesta y así supe que él estaba en mi y yo en el.

–     Así es mi señor le dije, y hale un poco su brazo metí los caramelos en su bolsillo, mostre mi mejor sonrisa y lo mantuve muy cerquita de mi, a lo que éste levanto la mano que tenia libre, y haciendo una seña simpática a Dan dijo:

–     ¡Dan amigo mio, …y ese es el ensayo nada mas, ¡Que será cuando ya la hayamos montado!

Dan rió y tapó su boca, y palmeó el hombro de su amigo, yo tomé la mano de Dan, todos nos regalamos sonrisas sinceras y relajadas  y entramos los tres al teatro.

Pasamos esa noche reunidos en la mesita de Ms.Pascal, mirando, los guiones de Otelo, dando sugerencias y charlando de todo un poco.

– Dankha Petitte, ya has visto que tenemos esta invitación para Paris, para inaugurar una escuela de Artes escénicas,  justo en medio de nuestro Otelo,  podremos ir los dos, que piensas petitte? .- dijo este en tono mas bien de interés.

Laurence pasó la mirada de Ms.Pascal a mi y de mi a Ms.Pascal, mas giró su cuerpo y se dirigió lentamente hasta la otra mesita donde estaban mas papeles, diría yo un poco para escapar de la conversación y no ejercer ningún tipo de peso a ninguno. No quería ser ni una mosca, pues.

–     No podremos ir los dos Monsieur, pero como es una fiesta ¿No se le da usted mejor lo de las fiestas?.- dije yo tratando de aparentar un tono neutro.

–     Es tu oportunidad de ir a Paris Dankha así nos relacionaríamos con el medio mucho mas. París es hermosa, brillará tu hermosura allí mucho más.

–     Ay! Monsieur que bellas palabras.

–     Es así Dankha .- dijo este con afirmación.

–     Si Otelo no estaría en su curso vendría también Laurence con nosotros.

A lo que Laurence a penas pasó sus miradas por nuestros rostros y sonrió con resignación. Ms.Pascal le sonrió y guiño un ojo y le dijo,:

–     Iremos al terminar Otelo, Monsieur así también habrás de apreciar desde ya París.

Laurence asintió con la cabeza con un gesto amable y volvió a sus papeles, pero pude notar que realmente  no los miraba, no a modo de lectura, puesto que no movía sus ojos al avanzar con las palabras, solo había un detenimiento, su mirada atravesaba las hojas y parecía disimuladamente atento a mi respuesta.

Yo no podía ir a Paris esta vez, sin él ¡no!, sé que Paris me va a esperar, pero esta vez sin él no puedo, no quiero alejarme si no escasos centímetros de él, cualquier intento de separación en este momento con mi corazón tan desvalido y a punto de romperse, seria fatal para mis nervios, prefiero reponerme en tan solo unos pocos días, amo Paris pero en este momento amo mas a Heathcliff, sin el no podría ver la luz alli…

–     Dankha cheri, ¿te has quedado muda?. Nos vamos entonces, esta decido, ¡Alégrate petitte! Eso si iremos ida por vuelta quizás tres o cuatro días nada más, con Otelo en la puerta más días afuera serian un exceso.

–     Dirigí mi mirada a Ms.Pascal con la velocidad de la luz, mas enarque una ceja, y volví a mirar a una estatua que era LH., más sus labios se separaron mínimamente y pude mirar como separó sus labios y respiraba esta vez por la boca, y pestaño varias veces, fue esa la reacción a mi partida, las palabras de mi inesperada partida tocaron los sentimientos de mi diablo embaucador. Quien poco a poco fue subiendo su rostro mirando la pared de la salita de Ms.Pascal, tocó su bolsillo y metió su mano en el y sacó los caramelos, se dispuso suavemente a abrir la bolsita rosada con lacito de tela color marfil, destapó un caramelo y se lo llevo a la boca.

–     Monsieur, es imposible para la fecha acompañarle, Ms. imposible en realidad.

–     ¿Porque Dankha? ¡Imposible es que no vayas tú! ¿Hay algún contratiempo? ¿es por la obra?.- dijo Ms.Pascal poniendo sus dos bellos ojos como plato.

Laurence metió en su otro bolsillo el pequeño envoltorio dorado del caramelo, y sacó otro sin haber engullido el primero en su totalidad.

–     Oui Monsieur.- dije acaloradamente. Me dediqué a pensar rápidamente una buena y creíble excusa para postergar ciegamente Paris esta vez.

–      ¡Es imposible esta vez! Debo dar al taquígrafo el formato de las entradas ahora es muy temprano pero la verdad esta en mis planes justo para esa semana<buena esa> pensé para mis adentros.

–     Adicionalmente Monsieur, no deberíamos salir los dos, alguien tiene que quedarse en el teatro Ms., tenemos que disponerlo todo, son pocos días lo sè, Monsieur  pero si algo apremia ¿que seria de los demás?, ya no podremos pensar en esto. ¡Me aterra dejar a todos así!, ¡se me hace imposible que los dos salgamos Ms. imposible!

Laurence repitió instantáneamente y comió el tercer caramelo en menos de 2 minutos.

–     ¡Dankha cheri! Me preocupas, me siento ahora como un desinteresado.

–     ¡oh no Ms.Pascal no es eso…, dije para arreglar el torrente salido por mi boca mostrando mis propios locos pensamientos.- y agregué:

–     ¡soy yo la que sobrepone los acontecimientos aquí!, por mas que sea, nosotras las mujeres llevamos todos los detalles, las mujeres tenemos otra visión y nos esmeramos sin medida cuando queremos llevar impecablemente alguna labor, me siento tan obligada con el teatro y con todos nosotros que me hace perder la cabeza el mero acto de pensar que bajo alguna situación pudiera no verme en la capacidad de arreglarla, para este momento me siento demasiada arraigada con todos y cada uno de los detalles y que escape alguno de  Otelo en mi ausencia me crispa los nervios < mas no miento>.-dije para mis adentros.

Ms. Pascal sacó su pañuelo y secó su sudor, yo lo miré con gesto donde no cabía discusión, y LH. Guardo el último envoltorio de su último caramelo. Y empezó ahora si la lectura de los papeles dispuestos en la alta mesita los cuales disimulaba leer desde hace ya un buen rato.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: