Capitulo XIX Perdidos

por thesecretwriteraboutyou

Capitulo XIX

Mientras reposaba mi corazón a punto de romperse, pude al despertarme en medio de la noche, ver a Laurence alumbrado por la luz de las velas, como escribía cartas, una tras otra y luego las rompía, las hacia añicos y luego las desechaba, tenia una cola de caballo en su hermosa cabellera negra, tenia un camisón blanco desatado, la pluma y el tintero negro y su mirada era pasiva, mas con una profundidad distante, como si resolviera ciertos enigmas privado, había una copa de vino que lo acompañaba en la mesita y la botella abandonada en el suelo. Mi corazón se sintió satisfecho al verlo, al saber que estaba cerca, pero al percibir estado de ánimo senti que una bruma fria se adueñaba de la noche…la preocupaciòn comenzo a latir en mi corazón esperando saber que turbaciones nuevas podrían estar adueñandose del corazón de mi amado.

Mi amor, dije para mis adentros, es tan bello y perfecto, amo la más mínima sonrisa y su más mínimo gesto, quisiera poder haberle aliviado tantos males en su pasado, así de esa manera lo quiero yo tanto, ¿Cómo no pude ser su hada de verdad? !Que infortunio! si yo hubiera llegado antes a él, le hubiera mostrado las puertas del amor,  el amor mas allá de otra condición, pero el secretamente èl me ha dejado saber todo este tiempo que es tarde para èl y tarde también para convencerlo, es tarde para nosotros quizas, ¿es por eso que mi corazón ya esta casi roto?¿ Es por eso, que no puedo entregarme a la dicha?, quizás la venda que tengo puesta me ayuda a seguir adelante, a creer en un cambio bueno, nuevo, pero a la larga se cumplirá mi pesadilla, sé que desaparecerá, es el miedo que todos tenemos al amar a alguien…no podré sobrevivir a esto, me dejará como un alma en pena. Será como vivir sin mi corazón…

Quien ha roto tu corazón ha roto también el mio Laurence, ha matado tus esperanzas y las mías, es una continua cadena de desamor, interminable, incontable…. persigue a los amantes que una vez amaron, condenándolos a la amargura eterna, al ardor y a la desconfianza, a veces será preferible escapar lejos y no vivir en el amor….-pensé para mis adentros mientras lo observaba.-

–     Dankha ¿te he despertado?…-dijo si voltear a verificar mi sueño.

–     Bon soir Monsieur- dije a penas con una voz tenue.

–     Creo que no te sientes bien Pettitte, ¿es acaso algo que tienes y no me has querido decir?.- dejando las cartas y volteando su rostro para verme.

–     No, Laurence. De verdad que nada.

Quedó un silencio en la estancia y nos contemplamos uno al otro por largo rato en esa corta distancia, el me revisaba con una mirada de inquisidor, de inspector, de soldado inspeccionando un saldado de otro bando caido, más pude apreciar un hermoso brillo en sus ojos, parecía un niño con miedo, dejó la pluma y esta vez se levanto de la silla y se acercó hasta mí, sentándose en el suelo y tomándome de la mano, recostó su mejilla en la sabana blanca y besó la punta de mis dedos.

Volvió su mirada a mí y comenzó su delirio:

–     Estoy atormentado Dankha- dijo en voz baja, casi a modo de suplica.

–     Petitte como que… ¿porquè?.- dije en tono de alarma…

–     Shuuuu…por favor no digas nada Dankha, déjame hablar por primera vez.-

No dejó que viera su rostro volvió su mirada al suelo y mantuvo pegada su mejilla a la sabana y a mi mano, acaricié su cabello con la otra mano a modo de consuelo, más mi corazón latía desbocado, y mis pensamientos y temores ardían como un incendio apacible pero vivo.

–     Estoy lleno de dudas Dankha…. Estas  herida de alguna manera, lo sé. Lo pude ver en tu rostro esta tarde después del esayo de Otelo, siento yo que de alguna forma rompo tu corazòn poco a poco y en silencio. Por eso has dormido tanto, para poder recuperarte…

– Laurence….núnca pienses….-dije y en cada latido de mi corazón iba una palabra.

– Dankha escuchame….

A veces pienso que podria matarte de amor, otras veces me doy cuenta que tu misma podrias matarte de amor por mi, ¿y yo que puedo hacer? Me quedarme callado, tratando de no sentir culpa, tratando de dejar que tu misma te des cuenta y te puedas alejar de mi, quizas…. de este vampiro desalmado que soy yo, un lobo un bandido, un ángel negro…

Y es que soy un fantasma Dankha, lo he sido desde siempre, y los serè al contar los días, cosa que yo ya te he dejado ver, pero es tan difícil para los dos aceptarlo, siento que consumo cada espacio de vida como si fuera el ultimo aliento, el hueco que tengo como corazón es tan enorme que me tragaría Francia entera y todavía quedaría con hambre, quizás soy tan perverso que si en algun momento partiría o  moriría yo, te estaré matando también a ti, y lo justifico haciéndome el sordo, el ciego,  pero tu me haces sentir Dankha  que te hundo cada día  mas y mas en mi penumbra, quizás lo hago con la intención futura de castigarte por ser y sentir lo que ya yo no tengo, quizás en mis mas oscuras fantasías contemplo con orgullo como te consumes por mí, y eso mismo es lo que me mantiene vivo, y me da fuerzas para vivir….pero a la larga tu quedaras perfectamente como una replica de mí mismo, seca, muerta en vida, un diablo disfrazado de Ángel Dankha, cuando te arranque el corazón de un pedazo, por consecuencia no sentirás más el brillo de la mañana cuando yo me vaya, quizás no querrás amar a mas nadie, y ese serà mi triunfo secreto, tu te hundirás en tus cavilaciones, en un pesimismo negro como un abismo, en una furia desmedida, de esa manera te habré arrancado el amor y te habré arrancado la capacidad de vivir de la manera más sencilla posible. Serás tan exigente y tan altanera que compañía alguna no querrás, has de volverte una envoltura de paja, sin vida, una cara sin corazón, un cuadro pintado en la pared, una belleza fria, un ventanal sin salida, con sonrisa falsa y tus pensamientos solo serán febriles divagaciones de nuestros recuerdos en nuestros días felices,  ni confiar ni creer podras y la emoción más fuerte ahora, la percibirás sin colores, pálida, gris. ¿es eso lo que podria yo dejar en ti Dankha?…detalles decolorados y un martir ennegrecido.

–     Es tarde para eso Laurence…dije a penas con una voz que acariciaba el silencio. Si al condernarte tú a tu mismo destino, me condenas a mí al sufrimiento.

–     Soy como soy, no me lo puedo negar a mi mismo. Dijo- y ésta vez levantó su mirada y pude ver sus ojos de sinceridad y juicio infernal de miles de tormentas, una lucha interna e infinita.

–     Tú podrías cambiar el curso de nuestras vidas, piensalo.  ¿porque no dejas tus oscuras pesadillas atrás? ¿y vives un tiempo conmigo cálido?, nadie tiene que ir a ninguna parte Laurence, ni morir por esto.

–     No puedo tener una vida apacible Dankha, los fantasmas queremos devorar y consumir lo que más podamos antes del amanecer, antes del destierro final.

Le solté la mano y giré mi cuerpo para evitar sus ojos, estaba quizás tan aturdida y espantada como él con sus palabras, coloqué mi cabeza en la almohada, dejando verter todas las lagrimas que salieron de mi alma….

–     Llora lo que puedas Dankha,. -Dijo  con voz calmada.

–     Espero que no vuelvas a hablar de esa cosas Laurence. No voy a dejarte. Te quiero y ya no hay mas remedio, dèjame tu si eso es lo que quieres.

– Perdoname Dankha, soy un ruin, te hiero si te digo lo que podria suceder, y  te hiero si lo ocultara…pero seria mas ruin aùn.

– No te atormentes por mi.-dije a penas en un susurro.

– Trata de dormir Petitte, estarè aqui cuando despiertes, estarè aqui mañana y tambien despues de mañana.

– Si esta noche es para ti una confesión, la guardarè para ti, mas son palabras que nodejare por sentadas y las dejaré al viento, que se las lleve la fria noche, asi como tus penas, Laurence…

– Tu me salvas Dankha, de mis delirios, pero es tan dificil la entrega….- dijo en voz casi inaudible.

Regresò a la mesita y se sento en la silla hundindo su propia vida en sus tristes pensamientos, en sus febriles miedos, en si mismo….

Pasadas ya las horas sentí como se delizaba por la sabana su cuerpo calido y besándome una mejilla secò las lagrimas que habian quedado en mi rostro testigo de su emboscada oscura…

Reposa mi alma en ti Dankha….-dijo en us susurro.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: